Pag: 45678910
array(5) { [0]=> array(15) { ["id_revista"]=> string(2) "10" ["descripcion"]=> string(18) "abril a junio 2005" ["numero"]=> string(2) "09" ["pdf"]=> string(14) "revista_10.pdf" ["id_noticia"]=> NULL ["id_informacion"]=> NULL ["titular"]=> string(51) "Europa, ante su Constitución: La hora de la verdad" ["noticia"]=> string(2776) "Con 2005 se ha iniciado "la hora de la verdad" para Europa. El calendario del año está completo y no vamos a enumerar aquí, pormenorizadamente, todas sus previsiones y actividades. Pero sí citaremos algunas de las más importantes en los primeros seis meses.

El 1 de enero, el luxemburgués Jean-Claude Juncker ha tomado posesión de la presidencia, por primera vez con carácter estable -dos años-, del llamado `Euro grupo', el Consejo de Finanzas de la zona euro, al tiempo que asume la presidencia de turno, por seis meses, de la Unión Europea (UE).

En febrero, el día 20, la Carta Magna europea es sometida a referéndum en España, en tanto que a lo largo de este mes se celebran elecciones en otros países, como Portugal y Chipre.

El primer trimestre de 2005 se cierra, en marzo, con la modificación en Francia de su Constitución, para adaptarla a la europea, la aprobación en la UE del Pacto de Estabilidad y la revisión, por parte de los líderes europeos, del cumplimiento o incumplimiento de los objetivos de la Agenda de Lisboa.

El segundo trimestre de 2005 seguirá teniendo una intensa actividad europeísta. Portugal celebra su referéndum sobre la Constitución europea, mientras que en mayo en el Reino Unido se convocarán, muy probablemente, elecciones.

En junio, es Francia la que tendrá su referéndum europeo sobre la Carta Magna. En este mes, probablemente el día 30, habrá que alcanzar un acuerdo sobre las Perspectivas Financieras de la UE. Y el 1 de julio, la presidencia luxemburguesa de la UE pasará el relevo al Reino Unido por los siguientes seis meses de 2005.

Esto, en cuanto a Europa. En España, el calendario político está idénticamente repleto de asuntos candentes, como las diversas elecciones autonómicas (vascas, gallegas...) que tendrán lugar, las diferentes iniciativas encaminadas a reformar los Estatutos de Autonomía de varias comunidades y, cómo no citarlo, el asunto que a comienzos de este año se revela como el más grave: el denominado Plan Ibarretxe.

Son muchos los foros en los que ya se están llevando a cabo las discusiones políticas desde una u otra perspectiva, tanto por el Plan Ibarretxe como por la Constitución europea. En nuestro caso, en el presente número aportamos un interesante artículo de Antonio Hernández Mancha al respecto.

En el momento de escribir este editorial aún no se ha celebrado el citado referéndum del 20 de febrero. Pero desde esta tribuna queremos manifestar nuestro deseo y confianza en que, sea cual fuere el resultado final de la consulta, los ciudadanos se documenten previamente para poder emitir su voto bien meditado, independientemente del fragor de batallas e intereses coyunturales políticos.
" ["fecha"]=> string(19) "2005-02-14 00:00:00" ["categoria"]=> string(9) "editorial" ["id_imagen"]=> string(3) "752" ["imagen"]=> string(14) "1256220786.jpg" ["ancho"]=> NULL ["alto"]=> NULL ["id_apartado"]=> NULL } [1]=> array(15) { ["id_revista"]=> string(1) "9" ["descripcion"]=> string(22) "enero a marzo de 2005." ["numero"]=> string(2) "08" ["pdf"]=> string(13) "revista_9.pdf" ["id_noticia"]=> NULL ["id_informacion"]=> NULL ["titular"]=> string(40) "La reforma de la Constitución Española" ["noticia"]=> string(1840) "La norma jurídica ha de adaptarse a la realidad constantemente para poder regular las relaciones que en toda sociedad cambiante se van produciendo. La norma inmóvil al cambio se va tornando ineficaz pues en realidad es su uso el que va adquiriendo valor normativo y ya no la norma misma y la jurisprudencia la que va modernizándola en una función que no le debería ser propia desde una estricta división de poderes y que siempre genera inseguridad por su incertidumbre en el ciudadano afectado.

La Constitución, como norma de normas, no puede ser una excepción a la idea de cambio. Cierto que como norma superior debe estar dotada de una mayor estabilidad que aquellas otras normas de rango inferior que cotidianamente le presentan batalla a la realidad.

Va a hacer 26 años que se aprobó nuestra Constitución y sólo ha tenido una leve reforma relativa al derecho de sufragio pasivo que ni siquiera precisó de referéndum para su aprobación. Surgen hoy nuevas tensiones provocadas de manera muy especial por el reparto territorial del poder político. Y son cuestiones que, ganado ya, tras todos estos años de constante esfuerzo, un fuerte equilibrio político y social, tienen hoy mayor importancia que en el año 1978.

En cualquier caso, dos ideas básicas deben presidir cualquier intento de reforma: en primer lugar, debe informarse del mismo –o mayor– consenso político que hubo en su elaboración y, desde luego, ser objeto, en la cuestión territorial –como en las otras que se están planteando relativas a la Corona, por ejemplo–, de referéndum ciudadano y, en segundo lugar, debe garantizar que un conjunto –mayor o menor– de derechos y obligaciones de contenido político, social y económico sean idénticos para todos los ciudadanos en cualquier parte del territorio de España." ["fecha"]=> string(19) "2005-01-18 00:00:00" ["categoria"]=> string(9) "editorial" ["id_imagen"]=> string(3) "751" ["imagen"]=> string(14) "1256220703.jpg" ["ancho"]=> NULL ["alto"]=> NULL ["id_apartado"]=> NULL } [2]=> array(15) { ["id_revista"]=> string(1) "8" ["descripcion"]=> string(22) "octubre-diciembre 2004" ["numero"]=> string(2) "07" ["pdf"]=> string(13) "revista_8.pdf" ["id_noticia"]=> NULL ["id_informacion"]=> NULL ["titular"]=> NULL ["noticia"]=> NULL ["fecha"]=> NULL ["categoria"]=> NULL ["id_imagen"]=> string(3) "750" ["imagen"]=> string(14) "1256220674.jpg" ["ancho"]=> NULL ["alto"]=> NULL ["id_apartado"]=> NULL } [3]=> array(15) { ["id_revista"]=> string(1) "7" ["descripcion"]=> string(21) "julio-septiembre 2004" ["numero"]=> string(2) "06" ["pdf"]=> string(13) "revista_7.pdf" ["id_noticia"]=> NULL ["id_informacion"]=> NULL ["titular"]=> NULL ["noticia"]=> NULL ["fecha"]=> NULL ["categoria"]=> NULL ["id_imagen"]=> string(3) "749" ["imagen"]=> string(14) "1256212890.jpg" ["ancho"]=> NULL ["alto"]=> NULL ["id_apartado"]=> NULL } [4]=> array(15) { ["id_revista"]=> string(1) "6" ["descripcion"]=> string(16) "abril-junio 2004" ["numero"]=> string(2) "05" ["pdf"]=> string(13) "revista_6.pdf" ["id_noticia"]=> NULL ["id_informacion"]=> NULL ["titular"]=> NULL ["noticia"]=> NULL ["fecha"]=> NULL ["categoria"]=> NULL ["id_imagen"]=> string(3) "755" ["imagen"]=> string(14) "1256221598.jpg" ["ancho"]=> NULL ["alto"]=> NULL ["id_apartado"]=> NULL } }
Número 09
abril a junio 2005 Europa, ante su Constitución: La hora de la verdad

Con 2005 se ha iniciado "la hora de la verdad" para Europa. El calendario del año está completo y no vamos a enumerar…

array(5) { [0]=> array(15) { ["id_revista"]=> string(2) "10" ["descripcion"]=> string(18) "abril a junio 2005" ["numero"]=> string(2) "09" ["pdf"]=> string(14) "revista_10.pdf" ["id_noticia"]=> NULL ["id_informacion"]=> NULL ["titular"]=> string(51) "Europa, ante su Constitución: La hora de la verdad" ["noticia"]=> string(2776) "Con 2005 se ha iniciado "la hora de la verdad" para Europa. El calendario del año está completo y no vamos a enumerar aquí, pormenorizadamente, todas sus previsiones y actividades. Pero sí citaremos algunas de las más importantes en los primeros seis meses.

El 1 de enero, el luxemburgués Jean-Claude Juncker ha tomado posesión de la presidencia, por primera vez con carácter estable -dos años-, del llamado `Euro grupo', el Consejo de Finanzas de la zona euro, al tiempo que asume la presidencia de turno, por seis meses, de la Unión Europea (UE).

En febrero, el día 20, la Carta Magna europea es sometida a referéndum en España, en tanto que a lo largo de este mes se celebran elecciones en otros países, como Portugal y Chipre.

El primer trimestre de 2005 se cierra, en marzo, con la modificación en Francia de su Constitución, para adaptarla a la europea, la aprobación en la UE del Pacto de Estabilidad y la revisión, por parte de los líderes europeos, del cumplimiento o incumplimiento de los objetivos de la Agenda de Lisboa.

El segundo trimestre de 2005 seguirá teniendo una intensa actividad europeísta. Portugal celebra su referéndum sobre la Constitución europea, mientras que en mayo en el Reino Unido se convocarán, muy probablemente, elecciones.

En junio, es Francia la que tendrá su referéndum europeo sobre la Carta Magna. En este mes, probablemente el día 30, habrá que alcanzar un acuerdo sobre las Perspectivas Financieras de la UE. Y el 1 de julio, la presidencia luxemburguesa de la UE pasará el relevo al Reino Unido por los siguientes seis meses de 2005.

Esto, en cuanto a Europa. En España, el calendario político está idénticamente repleto de asuntos candentes, como las diversas elecciones autonómicas (vascas, gallegas...) que tendrán lugar, las diferentes iniciativas encaminadas a reformar los Estatutos de Autonomía de varias comunidades y, cómo no citarlo, el asunto que a comienzos de este año se revela como el más grave: el denominado Plan Ibarretxe.

Son muchos los foros en los que ya se están llevando a cabo las discusiones políticas desde una u otra perspectiva, tanto por el Plan Ibarretxe como por la Constitución europea. En nuestro caso, en el presente número aportamos un interesante artículo de Antonio Hernández Mancha al respecto.

En el momento de escribir este editorial aún no se ha celebrado el citado referéndum del 20 de febrero. Pero desde esta tribuna queremos manifestar nuestro deseo y confianza en que, sea cual fuere el resultado final de la consulta, los ciudadanos se documenten previamente para poder emitir su voto bien meditado, independientemente del fragor de batallas e intereses coyunturales políticos.
" ["fecha"]=> string(19) "2005-02-14 00:00:00" ["categoria"]=> string(9) "editorial" ["id_imagen"]=> string(3) "752" ["imagen"]=> string(14) "1256220786.jpg" ["ancho"]=> NULL ["alto"]=> NULL ["id_apartado"]=> NULL } [1]=> array(15) { ["id_revista"]=> string(1) "9" ["descripcion"]=> string(22) "enero a marzo de 2005." ["numero"]=> string(2) "08" ["pdf"]=> string(13) "revista_9.pdf" ["id_noticia"]=> NULL ["id_informacion"]=> NULL ["titular"]=> string(40) "La reforma de la Constitución Española" ["noticia"]=> string(1840) "La norma jurídica ha de adaptarse a la realidad constantemente para poder regular las relaciones que en toda sociedad cambiante se van produciendo. La norma inmóvil al cambio se va tornando ineficaz pues en realidad es su uso el que va adquiriendo valor normativo y ya no la norma misma y la jurisprudencia la que va modernizándola en una función que no le debería ser propia desde una estricta división de poderes y que siempre genera inseguridad por su incertidumbre en el ciudadano afectado.

La Constitución, como norma de normas, no puede ser una excepción a la idea de cambio. Cierto que como norma superior debe estar dotada de una mayor estabilidad que aquellas otras normas de rango inferior que cotidianamente le presentan batalla a la realidad.

Va a hacer 26 años que se aprobó nuestra Constitución y sólo ha tenido una leve reforma relativa al derecho de sufragio pasivo que ni siquiera precisó de referéndum para su aprobación. Surgen hoy nuevas tensiones provocadas de manera muy especial por el reparto territorial del poder político. Y son cuestiones que, ganado ya, tras todos estos años de constante esfuerzo, un fuerte equilibrio político y social, tienen hoy mayor importancia que en el año 1978.

En cualquier caso, dos ideas básicas deben presidir cualquier intento de reforma: en primer lugar, debe informarse del mismo –o mayor– consenso político que hubo en su elaboración y, desde luego, ser objeto, en la cuestión territorial –como en las otras que se están planteando relativas a la Corona, por ejemplo–, de referéndum ciudadano y, en segundo lugar, debe garantizar que un conjunto –mayor o menor– de derechos y obligaciones de contenido político, social y económico sean idénticos para todos los ciudadanos en cualquier parte del territorio de España." ["fecha"]=> string(19) "2005-01-18 00:00:00" ["categoria"]=> string(9) "editorial" ["id_imagen"]=> string(3) "751" ["imagen"]=> string(14) "1256220703.jpg" ["ancho"]=> NULL ["alto"]=> NULL ["id_apartado"]=> NULL } [2]=> array(15) { ["id_revista"]=> string(1) "8" ["descripcion"]=> string(22) "octubre-diciembre 2004" ["numero"]=> string(2) "07" ["pdf"]=> string(13) "revista_8.pdf" ["id_noticia"]=> NULL ["id_informacion"]=> NULL ["titular"]=> NULL ["noticia"]=> NULL ["fecha"]=> NULL ["categoria"]=> NULL ["id_imagen"]=> string(3) "750" ["imagen"]=> string(14) "1256220674.jpg" ["ancho"]=> NULL ["alto"]=> NULL ["id_apartado"]=> NULL } [3]=> array(15) { ["id_revista"]=> string(1) "7" ["descripcion"]=> string(21) "julio-septiembre 2004" ["numero"]=> string(2) "06" ["pdf"]=> string(13) "revista_7.pdf" ["id_noticia"]=> NULL ["id_informacion"]=> NULL ["titular"]=> NULL ["noticia"]=> NULL ["fecha"]=> NULL ["categoria"]=> NULL ["id_imagen"]=> string(3) "749" ["imagen"]=> string(14) "1256212890.jpg" ["ancho"]=> NULL ["alto"]=> NULL ["id_apartado"]=> NULL } [4]=> array(15) { ["id_revista"]=> string(1) "6" ["descripcion"]=> string(16) "abril-junio 2004" ["numero"]=> string(2) "05" ["pdf"]=> string(13) "revista_6.pdf" ["id_noticia"]=> NULL ["id_informacion"]=> NULL ["titular"]=> NULL ["noticia"]=> NULL ["fecha"]=> NULL ["categoria"]=> NULL ["id_imagen"]=> string(3) "755" ["imagen"]=> string(14) "1256221598.jpg" ["ancho"]=> NULL ["alto"]=> NULL ["id_apartado"]=> NULL } }
Número 08
enero a marzo de 2005. La reforma de la Constitución Española

La norma jurídica ha de adaptarse a la realidad constantemente para poder regular las relaciones que en toda sociedad…

array(5) { [0]=> array(15) { ["id_revista"]=> string(2) "10" ["descripcion"]=> string(18) "abril a junio 2005" ["numero"]=> string(2) "09" ["pdf"]=> string(14) "revista_10.pdf" ["id_noticia"]=> NULL ["id_informacion"]=> NULL ["titular"]=> string(51) "Europa, ante su Constitución: La hora de la verdad" ["noticia"]=> string(2776) "Con 2005 se ha iniciado "la hora de la verdad" para Europa. El calendario del año está completo y no vamos a enumerar aquí, pormenorizadamente, todas sus previsiones y actividades. Pero sí citaremos algunas de las más importantes en los primeros seis meses.

El 1 de enero, el luxemburgués Jean-Claude Juncker ha tomado posesión de la presidencia, por primera vez con carácter estable -dos años-, del llamado `Euro grupo', el Consejo de Finanzas de la zona euro, al tiempo que asume la presidencia de turno, por seis meses, de la Unión Europea (UE).

En febrero, el día 20, la Carta Magna europea es sometida a referéndum en España, en tanto que a lo largo de este mes se celebran elecciones en otros países, como Portugal y Chipre.

El primer trimestre de 2005 se cierra, en marzo, con la modificación en Francia de su Constitución, para adaptarla a la europea, la aprobación en la UE del Pacto de Estabilidad y la revisión, por parte de los líderes europeos, del cumplimiento o incumplimiento de los objetivos de la Agenda de Lisboa.

El segundo trimestre de 2005 seguirá teniendo una intensa actividad europeísta. Portugal celebra su referéndum sobre la Constitución europea, mientras que en mayo en el Reino Unido se convocarán, muy probablemente, elecciones.

En junio, es Francia la que tendrá su referéndum europeo sobre la Carta Magna. En este mes, probablemente el día 30, habrá que alcanzar un acuerdo sobre las Perspectivas Financieras de la UE. Y el 1 de julio, la presidencia luxemburguesa de la UE pasará el relevo al Reino Unido por los siguientes seis meses de 2005.

Esto, en cuanto a Europa. En España, el calendario político está idénticamente repleto de asuntos candentes, como las diversas elecciones autonómicas (vascas, gallegas...) que tendrán lugar, las diferentes iniciativas encaminadas a reformar los Estatutos de Autonomía de varias comunidades y, cómo no citarlo, el asunto que a comienzos de este año se revela como el más grave: el denominado Plan Ibarretxe.

Son muchos los foros en los que ya se están llevando a cabo las discusiones políticas desde una u otra perspectiva, tanto por el Plan Ibarretxe como por la Constitución europea. En nuestro caso, en el presente número aportamos un interesante artículo de Antonio Hernández Mancha al respecto.

En el momento de escribir este editorial aún no se ha celebrado el citado referéndum del 20 de febrero. Pero desde esta tribuna queremos manifestar nuestro deseo y confianza en que, sea cual fuere el resultado final de la consulta, los ciudadanos se documenten previamente para poder emitir su voto bien meditado, independientemente del fragor de batallas e intereses coyunturales políticos.
" ["fecha"]=> string(19) "2005-02-14 00:00:00" ["categoria"]=> string(9) "editorial" ["id_imagen"]=> string(3) "752" ["imagen"]=> string(14) "1256220786.jpg" ["ancho"]=> NULL ["alto"]=> NULL ["id_apartado"]=> NULL } [1]=> array(15) { ["id_revista"]=> string(1) "9" ["descripcion"]=> string(22) "enero a marzo de 2005." ["numero"]=> string(2) "08" ["pdf"]=> string(13) "revista_9.pdf" ["id_noticia"]=> NULL ["id_informacion"]=> NULL ["titular"]=> string(40) "La reforma de la Constitución Española" ["noticia"]=> string(1840) "La norma jurídica ha de adaptarse a la realidad constantemente para poder regular las relaciones que en toda sociedad cambiante se van produciendo. La norma inmóvil al cambio se va tornando ineficaz pues en realidad es su uso el que va adquiriendo valor normativo y ya no la norma misma y la jurisprudencia la que va modernizándola en una función que no le debería ser propia desde una estricta división de poderes y que siempre genera inseguridad por su incertidumbre en el ciudadano afectado.

La Constitución, como norma de normas, no puede ser una excepción a la idea de cambio. Cierto que como norma superior debe estar dotada de una mayor estabilidad que aquellas otras normas de rango inferior que cotidianamente le presentan batalla a la realidad.

Va a hacer 26 años que se aprobó nuestra Constitución y sólo ha tenido una leve reforma relativa al derecho de sufragio pasivo que ni siquiera precisó de referéndum para su aprobación. Surgen hoy nuevas tensiones provocadas de manera muy especial por el reparto territorial del poder político. Y son cuestiones que, ganado ya, tras todos estos años de constante esfuerzo, un fuerte equilibrio político y social, tienen hoy mayor importancia que en el año 1978.

En cualquier caso, dos ideas básicas deben presidir cualquier intento de reforma: en primer lugar, debe informarse del mismo –o mayor– consenso político que hubo en su elaboración y, desde luego, ser objeto, en la cuestión territorial –como en las otras que se están planteando relativas a la Corona, por ejemplo–, de referéndum ciudadano y, en segundo lugar, debe garantizar que un conjunto –mayor o menor– de derechos y obligaciones de contenido político, social y económico sean idénticos para todos los ciudadanos en cualquier parte del territorio de España." ["fecha"]=> string(19) "2005-01-18 00:00:00" ["categoria"]=> string(9) "editorial" ["id_imagen"]=> string(3) "751" ["imagen"]=> string(14) "1256220703.jpg" ["ancho"]=> NULL ["alto"]=> NULL ["id_apartado"]=> NULL } [2]=> array(15) { ["id_revista"]=> string(1) "8" ["descripcion"]=> string(22) "octubre-diciembre 2004" ["numero"]=> string(2) "07" ["pdf"]=> string(13) "revista_8.pdf" ["id_noticia"]=> NULL ["id_informacion"]=> NULL ["titular"]=> NULL ["noticia"]=> NULL ["fecha"]=> NULL ["categoria"]=> NULL ["id_imagen"]=> string(3) "750" ["imagen"]=> string(14) "1256220674.jpg" ["ancho"]=> NULL ["alto"]=> NULL ["id_apartado"]=> NULL } [3]=> array(15) { ["id_revista"]=> string(1) "7" ["descripcion"]=> string(21) "julio-septiembre 2004" ["numero"]=> string(2) "06" ["pdf"]=> string(13) "revista_7.pdf" ["id_noticia"]=> NULL ["id_informacion"]=> NULL ["titular"]=> NULL ["noticia"]=> NULL ["fecha"]=> NULL ["categoria"]=> NULL ["id_imagen"]=> string(3) "749" ["imagen"]=> string(14) "1256212890.jpg" ["ancho"]=> NULL ["alto"]=> NULL ["id_apartado"]=> NULL } [4]=> array(15) { ["id_revista"]=> string(1) "6" ["descripcion"]=> string(16) "abril-junio 2004" ["numero"]=> string(2) "05" ["pdf"]=> string(13) "revista_6.pdf" ["id_noticia"]=> NULL ["id_informacion"]=> NULL ["titular"]=> NULL ["noticia"]=> NULL ["fecha"]=> NULL ["categoria"]=> NULL ["id_imagen"]=> string(3) "755" ["imagen"]=> string(14) "1256221598.jpg" ["ancho"]=> NULL ["alto"]=> NULL ["id_apartado"]=> NULL } }
Número 07
octubre-diciembre 2004

array(5) { [0]=> array(15) { ["id_revista"]=> string(2) "10" ["descripcion"]=> string(18) "abril a junio 2005" ["numero"]=> string(2) "09" ["pdf"]=> string(14) "revista_10.pdf" ["id_noticia"]=> NULL ["id_informacion"]=> NULL ["titular"]=> string(51) "Europa, ante su Constitución: La hora de la verdad" ["noticia"]=> string(2776) "Con 2005 se ha iniciado "la hora de la verdad" para Europa. El calendario del año está completo y no vamos a enumerar aquí, pormenorizadamente, todas sus previsiones y actividades. Pero sí citaremos algunas de las más importantes en los primeros seis meses.

El 1 de enero, el luxemburgués Jean-Claude Juncker ha tomado posesión de la presidencia, por primera vez con carácter estable -dos años-, del llamado `Euro grupo', el Consejo de Finanzas de la zona euro, al tiempo que asume la presidencia de turno, por seis meses, de la Unión Europea (UE).

En febrero, el día 20, la Carta Magna europea es sometida a referéndum en España, en tanto que a lo largo de este mes se celebran elecciones en otros países, como Portugal y Chipre.

El primer trimestre de 2005 se cierra, en marzo, con la modificación en Francia de su Constitución, para adaptarla a la europea, la aprobación en la UE del Pacto de Estabilidad y la revisión, por parte de los líderes europeos, del cumplimiento o incumplimiento de los objetivos de la Agenda de Lisboa.

El segundo trimestre de 2005 seguirá teniendo una intensa actividad europeísta. Portugal celebra su referéndum sobre la Constitución europea, mientras que en mayo en el Reino Unido se convocarán, muy probablemente, elecciones.

En junio, es Francia la que tendrá su referéndum europeo sobre la Carta Magna. En este mes, probablemente el día 30, habrá que alcanzar un acuerdo sobre las Perspectivas Financieras de la UE. Y el 1 de julio, la presidencia luxemburguesa de la UE pasará el relevo al Reino Unido por los siguientes seis meses de 2005.

Esto, en cuanto a Europa. En España, el calendario político está idénticamente repleto de asuntos candentes, como las diversas elecciones autonómicas (vascas, gallegas...) que tendrán lugar, las diferentes iniciativas encaminadas a reformar los Estatutos de Autonomía de varias comunidades y, cómo no citarlo, el asunto que a comienzos de este año se revela como el más grave: el denominado Plan Ibarretxe.

Son muchos los foros en los que ya se están llevando a cabo las discusiones políticas desde una u otra perspectiva, tanto por el Plan Ibarretxe como por la Constitución europea. En nuestro caso, en el presente número aportamos un interesante artículo de Antonio Hernández Mancha al respecto.

En el momento de escribir este editorial aún no se ha celebrado el citado referéndum del 20 de febrero. Pero desde esta tribuna queremos manifestar nuestro deseo y confianza en que, sea cual fuere el resultado final de la consulta, los ciudadanos se documenten previamente para poder emitir su voto bien meditado, independientemente del fragor de batallas e intereses coyunturales políticos.
" ["fecha"]=> string(19) "2005-02-14 00:00:00" ["categoria"]=> string(9) "editorial" ["id_imagen"]=> string(3) "752" ["imagen"]=> string(14) "1256220786.jpg" ["ancho"]=> NULL ["alto"]=> NULL ["id_apartado"]=> NULL } [1]=> array(15) { ["id_revista"]=> string(1) "9" ["descripcion"]=> string(22) "enero a marzo de 2005." ["numero"]=> string(2) "08" ["pdf"]=> string(13) "revista_9.pdf" ["id_noticia"]=> NULL ["id_informacion"]=> NULL ["titular"]=> string(40) "La reforma de la Constitución Española" ["noticia"]=> string(1840) "La norma jurídica ha de adaptarse a la realidad constantemente para poder regular las relaciones que en toda sociedad cambiante se van produciendo. La norma inmóvil al cambio se va tornando ineficaz pues en realidad es su uso el que va adquiriendo valor normativo y ya no la norma misma y la jurisprudencia la que va modernizándola en una función que no le debería ser propia desde una estricta división de poderes y que siempre genera inseguridad por su incertidumbre en el ciudadano afectado.

La Constitución, como norma de normas, no puede ser una excepción a la idea de cambio. Cierto que como norma superior debe estar dotada de una mayor estabilidad que aquellas otras normas de rango inferior que cotidianamente le presentan batalla a la realidad.

Va a hacer 26 años que se aprobó nuestra Constitución y sólo ha tenido una leve reforma relativa al derecho de sufragio pasivo que ni siquiera precisó de referéndum para su aprobación. Surgen hoy nuevas tensiones provocadas de manera muy especial por el reparto territorial del poder político. Y son cuestiones que, ganado ya, tras todos estos años de constante esfuerzo, un fuerte equilibrio político y social, tienen hoy mayor importancia que en el año 1978.

En cualquier caso, dos ideas básicas deben presidir cualquier intento de reforma: en primer lugar, debe informarse del mismo –o mayor– consenso político que hubo en su elaboración y, desde luego, ser objeto, en la cuestión territorial –como en las otras que se están planteando relativas a la Corona, por ejemplo–, de referéndum ciudadano y, en segundo lugar, debe garantizar que un conjunto –mayor o menor– de derechos y obligaciones de contenido político, social y económico sean idénticos para todos los ciudadanos en cualquier parte del territorio de España." ["fecha"]=> string(19) "2005-01-18 00:00:00" ["categoria"]=> string(9) "editorial" ["id_imagen"]=> string(3) "751" ["imagen"]=> string(14) "1256220703.jpg" ["ancho"]=> NULL ["alto"]=> NULL ["id_apartado"]=> NULL } [2]=> array(15) { ["id_revista"]=> string(1) "8" ["descripcion"]=> string(22) "octubre-diciembre 2004" ["numero"]=> string(2) "07" ["pdf"]=> string(13) "revista_8.pdf" ["id_noticia"]=> NULL ["id_informacion"]=> NULL ["titular"]=> NULL ["noticia"]=> NULL ["fecha"]=> NULL ["categoria"]=> NULL ["id_imagen"]=> string(3) "750" ["imagen"]=> string(14) "1256220674.jpg" ["ancho"]=> NULL ["alto"]=> NULL ["id_apartado"]=> NULL } [3]=> array(15) { ["id_revista"]=> string(1) "7" ["descripcion"]=> string(21) "julio-septiembre 2004" ["numero"]=> string(2) "06" ["pdf"]=> string(13) "revista_7.pdf" ["id_noticia"]=> NULL ["id_informacion"]=> NULL ["titular"]=> NULL ["noticia"]=> NULL ["fecha"]=> NULL ["categoria"]=> NULL ["id_imagen"]=> string(3) "749" ["imagen"]=> string(14) "1256212890.jpg" ["ancho"]=> NULL ["alto"]=> NULL ["id_apartado"]=> NULL } [4]=> array(15) { ["id_revista"]=> string(1) "6" ["descripcion"]=> string(16) "abril-junio 2004" ["numero"]=> string(2) "05" ["pdf"]=> string(13) "revista_6.pdf" ["id_noticia"]=> NULL ["id_informacion"]=> NULL ["titular"]=> NULL ["noticia"]=> NULL ["fecha"]=> NULL ["categoria"]=> NULL ["id_imagen"]=> string(3) "755" ["imagen"]=> string(14) "1256221598.jpg" ["ancho"]=> NULL ["alto"]=> NULL ["id_apartado"]=> NULL } }
Número 06
julio-septiembre 2004

array(5) { [0]=> array(15) { ["id_revista"]=> string(2) "10" ["descripcion"]=> string(18) "abril a junio 2005" ["numero"]=> string(2) "09" ["pdf"]=> string(14) "revista_10.pdf" ["id_noticia"]=> NULL ["id_informacion"]=> NULL ["titular"]=> string(51) "Europa, ante su Constitución: La hora de la verdad" ["noticia"]=> string(2776) "Con 2005 se ha iniciado "la hora de la verdad" para Europa. El calendario del año está completo y no vamos a enumerar aquí, pormenorizadamente, todas sus previsiones y actividades. Pero sí citaremos algunas de las más importantes en los primeros seis meses.

El 1 de enero, el luxemburgués Jean-Claude Juncker ha tomado posesión de la presidencia, por primera vez con carácter estable -dos años-, del llamado `Euro grupo', el Consejo de Finanzas de la zona euro, al tiempo que asume la presidencia de turno, por seis meses, de la Unión Europea (UE).

En febrero, el día 20, la Carta Magna europea es sometida a referéndum en España, en tanto que a lo largo de este mes se celebran elecciones en otros países, como Portugal y Chipre.

El primer trimestre de 2005 se cierra, en marzo, con la modificación en Francia de su Constitución, para adaptarla a la europea, la aprobación en la UE del Pacto de Estabilidad y la revisión, por parte de los líderes europeos, del cumplimiento o incumplimiento de los objetivos de la Agenda de Lisboa.

El segundo trimestre de 2005 seguirá teniendo una intensa actividad europeísta. Portugal celebra su referéndum sobre la Constitución europea, mientras que en mayo en el Reino Unido se convocarán, muy probablemente, elecciones.

En junio, es Francia la que tendrá su referéndum europeo sobre la Carta Magna. En este mes, probablemente el día 30, habrá que alcanzar un acuerdo sobre las Perspectivas Financieras de la UE. Y el 1 de julio, la presidencia luxemburguesa de la UE pasará el relevo al Reino Unido por los siguientes seis meses de 2005.

Esto, en cuanto a Europa. En España, el calendario político está idénticamente repleto de asuntos candentes, como las diversas elecciones autonómicas (vascas, gallegas...) que tendrán lugar, las diferentes iniciativas encaminadas a reformar los Estatutos de Autonomía de varias comunidades y, cómo no citarlo, el asunto que a comienzos de este año se revela como el más grave: el denominado Plan Ibarretxe.

Son muchos los foros en los que ya se están llevando a cabo las discusiones políticas desde una u otra perspectiva, tanto por el Plan Ibarretxe como por la Constitución europea. En nuestro caso, en el presente número aportamos un interesante artículo de Antonio Hernández Mancha al respecto.

En el momento de escribir este editorial aún no se ha celebrado el citado referéndum del 20 de febrero. Pero desde esta tribuna queremos manifestar nuestro deseo y confianza en que, sea cual fuere el resultado final de la consulta, los ciudadanos se documenten previamente para poder emitir su voto bien meditado, independientemente del fragor de batallas e intereses coyunturales políticos.
" ["fecha"]=> string(19) "2005-02-14 00:00:00" ["categoria"]=> string(9) "editorial" ["id_imagen"]=> string(3) "752" ["imagen"]=> string(14) "1256220786.jpg" ["ancho"]=> NULL ["alto"]=> NULL ["id_apartado"]=> NULL } [1]=> array(15) { ["id_revista"]=> string(1) "9" ["descripcion"]=> string(22) "enero a marzo de 2005." ["numero"]=> string(2) "08" ["pdf"]=> string(13) "revista_9.pdf" ["id_noticia"]=> NULL ["id_informacion"]=> NULL ["titular"]=> string(40) "La reforma de la Constitución Española" ["noticia"]=> string(1840) "La norma jurídica ha de adaptarse a la realidad constantemente para poder regular las relaciones que en toda sociedad cambiante se van produciendo. La norma inmóvil al cambio se va tornando ineficaz pues en realidad es su uso el que va adquiriendo valor normativo y ya no la norma misma y la jurisprudencia la que va modernizándola en una función que no le debería ser propia desde una estricta división de poderes y que siempre genera inseguridad por su incertidumbre en el ciudadano afectado.

La Constitución, como norma de normas, no puede ser una excepción a la idea de cambio. Cierto que como norma superior debe estar dotada de una mayor estabilidad que aquellas otras normas de rango inferior que cotidianamente le presentan batalla a la realidad.

Va a hacer 26 años que se aprobó nuestra Constitución y sólo ha tenido una leve reforma relativa al derecho de sufragio pasivo que ni siquiera precisó de referéndum para su aprobación. Surgen hoy nuevas tensiones provocadas de manera muy especial por el reparto territorial del poder político. Y son cuestiones que, ganado ya, tras todos estos años de constante esfuerzo, un fuerte equilibrio político y social, tienen hoy mayor importancia que en el año 1978.

En cualquier caso, dos ideas básicas deben presidir cualquier intento de reforma: en primer lugar, debe informarse del mismo –o mayor– consenso político que hubo en su elaboración y, desde luego, ser objeto, en la cuestión territorial –como en las otras que se están planteando relativas a la Corona, por ejemplo–, de referéndum ciudadano y, en segundo lugar, debe garantizar que un conjunto –mayor o menor– de derechos y obligaciones de contenido político, social y económico sean idénticos para todos los ciudadanos en cualquier parte del territorio de España." ["fecha"]=> string(19) "2005-01-18 00:00:00" ["categoria"]=> string(9) "editorial" ["id_imagen"]=> string(3) "751" ["imagen"]=> string(14) "1256220703.jpg" ["ancho"]=> NULL ["alto"]=> NULL ["id_apartado"]=> NULL } [2]=> array(15) { ["id_revista"]=> string(1) "8" ["descripcion"]=> string(22) "octubre-diciembre 2004" ["numero"]=> string(2) "07" ["pdf"]=> string(13) "revista_8.pdf" ["id_noticia"]=> NULL ["id_informacion"]=> NULL ["titular"]=> NULL ["noticia"]=> NULL ["fecha"]=> NULL ["categoria"]=> NULL ["id_imagen"]=> string(3) "750" ["imagen"]=> string(14) "1256220674.jpg" ["ancho"]=> NULL ["alto"]=> NULL ["id_apartado"]=> NULL } [3]=> array(15) { ["id_revista"]=> string(1) "7" ["descripcion"]=> string(21) "julio-septiembre 2004" ["numero"]=> string(2) "06" ["pdf"]=> string(13) "revista_7.pdf" ["id_noticia"]=> NULL ["id_informacion"]=> NULL ["titular"]=> NULL ["noticia"]=> NULL ["fecha"]=> NULL ["categoria"]=> NULL ["id_imagen"]=> string(3) "749" ["imagen"]=> string(14) "1256212890.jpg" ["ancho"]=> NULL ["alto"]=> NULL ["id_apartado"]=> NULL } [4]=> array(15) { ["id_revista"]=> string(1) "6" ["descripcion"]=> string(16) "abril-junio 2004" ["numero"]=> string(2) "05" ["pdf"]=> string(13) "revista_6.pdf" ["id_noticia"]=> NULL ["id_informacion"]=> NULL ["titular"]=> NULL ["noticia"]=> NULL ["fecha"]=> NULL ["categoria"]=> NULL ["id_imagen"]=> string(3) "755" ["imagen"]=> string(14) "1256221598.jpg" ["ancho"]=> NULL ["alto"]=> NULL ["id_apartado"]=> NULL } }
Número 05
abril-junio 2004

Sitio web patrocinado por:







Número 49


Esperanza

El 11 de noviembre de 1977 se celebró la Asamblea constituyente de nuestra Asociación y, transcurridos algo más de cuarenta años, celebramos el pasado 14 de diciembre la Asamblea General correspondiente al año 2018, en la que, además, renovamos parcialmente nuestro Consejo Directivo.

 

 Transcurrido ya un largo periodo desde la constitución de la Asociación, al albur de la renovación de nuestro Consejo y agradeciendo siempre la labor de todos los que han trabajado y trabajan en la misma, podríamos preguntarnos si se mantienen las razones que impulsaron su creación “para el fomento y defensa de los intereses profesionales y corporativos de los Abogados del Estado” (art.4 de los Estatutos).

 

 Como tuvimos ocasión de analizar en nuestra última Asamblea General, se mantienen todas y cada una de las razones que impulsaron la creación de nuestra Asociación, que presenta, como singularidad que nos parece más que notable, su unidad. No resulta ocioso recordar que, a diferencia de otros Cuerpos de nuestra Administración en los que coexisten distintas Asociaciones, en nuestro caso, desde su creación, siempre ha existido una única Asociación, en la que tienen cabida todos los compañeros que deciden formar parte de la misma, conforme a los principios de libre adhesión y baja voluntaria.

 

 El valor de la unidad en la Asociación, cualquiera que sea las acepciones que tomemos del término, nos lleva a trabajar desde la misma, buscando ese fomento y defensa de los intereses del Cuerpo de Abogados del Estado, que son la verdadera razón de ser que lleva a que seamos muchos los compañeros que permanecemos en la misma. Lógicamente, ese trabajo siempre está sujeto a la sana crítica de los compañeros, que son quienes conforman la base que pretendemos mantener y mejorar desde el Consejo Directivo. Escuchar, aprender e impulsar las acciones asociativas que tutelan nuestros intereses profesionales y corporativos deben ser las líneas de trabajo de nuestro Consejo.

 

 Las últimas elecciones al Consejo ponen de manifiesto que existe interés corporativo y que son numerosos los compañeros que quieren participar activamente en la Asociación. Así se apreció tanto por la presencia de numerosos candidatos, a los que agradeceremos siempre su predisposición, como en el número de votos emitidos, que determinó que fuera necesario un elevado número de sufragios para poder formar parte del mismo.

 

Llegados a este punto, afrontamos nuestra tarea sabiendo que son numerosos los retos por conseguir y que queda mucho por hacer. Pero lo hacemos desde la esperanza, entendida, como recuerda Václav Havel, no como la convicción de que las cosas saldrán bien, sino como la certidumbre de que algo tiene sentido sin importar el resultado final. Para todos, desde nuestra unidad característica, lo que debe tener sentido es nuestra condición de Abogados del Estado con los valores que esta representa. Y, con esperanza, trabajar juntos por la consecución de dichos retos.